Los testimonios son la herramienta de marketing más poderosa que se puede utilizar.

El mejor formato para los testimonios es el video, seguido de los testimonios escritos (con el nombre completo, el nombre comercial y la foto de la persona que da el testimonio)

Los testimonios menos potentes son los que solo incluyen el nombre de la persona que da el testimonio.

Sin duda, los testimonios en video serán los más útiles, por varios motivos:

  • Son más atractivos y generan confianza más rápidamente: son más personales y más confiables en comparación con las reseñas escritas y las calificaciones con estrellas. Las personas pueden ver que el testimonio es de alguien que vive y respira, como ellos, lo que hace que se pueda identificar con más facilidad. Además, los gestos con las manos, las expresiones faciales, el tono de voz y otras formas de comunicación no verbal (de las que hablamos en el post anterior) se pueden utilizar para a traer la curiosidad de las personas, algo que no se puede hacer con textos o puntos.
  • No suenan demasiado a discursos de ventas: puedes hablar de lo maravilloso que es tu negocio en otras estrategias de marketing, pero no necesariamente tienen que creerlo. Para acabar con el. con el escepticismo de tu público objetivo necesitas que oigan a un cliente satisfecho.
  • Son más rápidos de “consumir”: la gente pasa rápido por internet. No tienen tiempo para leer anuncios largos con bloques de texto escrito, tienen muchas cosas que hacer. Por tanto, los testimonios en video, multimedia y breves, son ideales. Además, si le añadimos la música adecuada y gráficos, ayudarán a mantener la atención.
  • Son lo más cercano al marketing del “boca-oreja”: este tipo de marketing sigue siendo uno de los métodos más efectivos, pero a veces no es tan rápido o tan efectivo como nos gustaría. Sin embargo, los testimonios en video pueden simular esa sensación y llegar a una audiencia más amplia y en menos tiempo. Piensa en cuántas personas pueden visualizarlo cuando subes estos testimonios a YouTube o a tus redes sociales.
  • Por lo general, se cuenta como una historia: nada capta mejor nuestra atención que una buena historia. Se ha demostrado científicamente que las historias llegan a nuestros cerebros de un modo único, atrayéndonos a la trama. Nuestros cerebros conectan con las historias. Por lo tanto, al contar estas historias sobre tu negocio, puedes atraer clientes potenciales y conectar con ellos emocionalmente.

Por supuesto, hay circunstancias en las que no queda otra opción que los testimonios sean escritos, como en medios impresos o algunos medios digitales. Cuando esto sea así, asegúrate de incluir los datos que mencionamos antes: nombre completo, nombre comercial y, si es posible, una foto de esa persona.

Texto original en el blog de BForB Australia.

Deja un comentario